todo sobre animales

Candidiasis sistémica en perros

Categorias relacionadas
Las infecciones sistémicas por hongos pueden hacer que su perro tenga picazón por todas partes.

Según Natural Dog Health Remedies, las infecciones por hongos en los perros son causadas por un organismo conocido como Candida albicans, que es tanto una levadura como un hongo. Aunque las infecciones por hongos rara vez son fatales, el tratamiento es necesario para garantizar que su perro recupere la salud. Saber todo sobre una candidiasis sistémica lo ayudará a usted y a su veterinario a tomar las decisiones de tratamiento adecuadas para su perro.

Vídeo del día

Causas

La levadura crece naturalmente en el tracto digestivo de su perro y normalmente no causa ningún problema. De vez en cuando, ciertos factores pueden hacer que la levadura normalmente inocua crezca de forma desenfrenada, provocando el desarrollo de una infección sistémica por levaduras. Varios factores pueden causar una candidiasis sistémica, incluidos los antibióticos y otros medicamentos, la mala nutrición, los problemas con la tiroides o el estrés. De acuerdo con Pet Supplies Review, las infecciones por hongos no tratadas pueden generar otras infecciones bacterianas, como el síndrome del intestino permeable, que puede causar que tu perro se sienta mal en general.

Síntomas

Los síntomas pueden variar de un perro a otro. Un síntoma común es una irritación en la piel de su perro. Puede comenzar a lamerse las patas o el área genital. También puede frotarse la nariz, la garganta o la cara. A menudo, la piel alrededor de los pliegues de su piel puede inflamarse y enrojecerse. A veces también se puede detectar un olor. Algunos perros desarrollarán otras infecciones bacterianas al mismo tiempo, como infecciones del oído o de la vejiga. También puede notar que su perro se vuelve letárgico o incluso deprimido. También puede desarrollar hinchazón u otros problemas gastrointestinales.

Diagnóstico

El diagnóstico de una candidiasis sistémica puede ser complicado. A menudo, los signos y síntomas de la infección se parecen mucho a otros problemas digestivos o incluso a una alergia a los alimentos. Si su veterinario sospecha una posible infección sistémica por levaduras, se puede analizar una muestra de las heces de su perro para verificar la cantidad de levadura presente. Si la infección se ha trasladado a la piel de su perro, se probará un raspado de la piel del perro para verificar la cantidad de levadura allí.

Tratamiento

Dependiendo de la situación particular de su perro, su veterinario puede recetarle una serie de tratamientos. Una recomendación común es hacer cambios en la dieta de tu perro. Los alimentos de alta calidad pueden ayudar a devolver el equilibrio natural a su tracto digestivo. Otro tratamiento simple en casa es agregar 2 cucharaditas. de vinagre de sidra de manzana o jugo de limón en el tazón de agua de su perro todos los días. Esto ayuda a equilibrar el pH en su tracto digestivo, controlando el crecimiento de la levadura. Su veterinario también puede recetarle medicamentos tópicos para tratar la picazón y el dolor externos.

Prevención

Dado que las causas de una candidiasis pueden deberse a algunos cambios de rutina en la vida de su perro, hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a prevenirla. Los antibióticos y otros medicamentos pueden causar un desequilibrio de bacterias en el tracto digestivo que normalmente mantienen regulado el crecimiento de la levadura. Asegúrese de informar a su veterinario sobre todos y cada uno de los medicamentos que su perro está tomando. Esto puede ayudar a su veterinario a tomar una decisión informada sobre la prescripción de más medicamentos. Una buena nutrición puede estimular el sistema inmunológico de un perro y debe tener un equilibrio adecuado de proteínas y carbohidratos. Su veterinario puede recomendarle un alimento para mascotas de alta calidad para su perro. Dado que el estrés puede causar un desequilibrio en el tracto digestivo, evita situaciones altamente estresantes con tu perro.

Siempre consulte con su veterinario antes de cambiar la dieta, la medicación o las rutinas de actividad física de su mascota. Esta información no reemplaza la opinión de un veterinario.

Deje su comentario
Nombre
Correo electrónico
Comentario