todo sobre animales

Cistitis idiopática en un canino

Categorias relacionadas

La cistitis es una inflamación de la vejiga y de las paredes de la vejiga. Por lo general, algún tipo de infección bacteriana o viral causa cistitis. La cistitis idiopática, también conocida como cistitis intersticial o estéril, es diferente porque la causa subyacente no es una infección. Si bien los síntomas son similares para ambas formas de cistitis, el tratamiento varía según la causa subyacente.

Vídeo del día

Causas

En el caso de la cistitis idiopática, las bacterias o los virus no son la causa subyacente de la inflamación. Las causas comunes incluyen lesiones pélvicas, afecciones renales crónicas, infecciones crónicas del tracto urinario, cálculos renales o de la vejiga, tumores, quistes o defectos hereditarios del tracto urinario. Ciertos medicamentos también pueden contribuir a la cistitis idiopática. La cistitis idiopática suele ser un síntoma de otras afecciones, como diabetes mellitus, enfermedad de Cushing y enfermedad renal.

Síntomas

Los síntomas de la cistitis incluyen aumento de la sed, aumento de los intentos de orinar, sangre o mucosidad en la orina, debilidad y letargo. Puede notar que su perro siente dolor cuando intenta orinar. Es posible que se ponga en cuclillas durante un período prolongado solo para producir una pequeña cantidad de orina. Según la causa, es posible que notes una apariencia hinchada o sensibilidad al tocarle el estómago. También puede ocurrir pérdida de apetito, pérdida de peso y vómitos.

Diagnóstico

Al diagnosticar la cistitis, su veterinario primero descartará una infección bacteriana o viral como la causa. Una vez descartada una infección, pueden ser necesarias radiografías y ecografías para mostrar posibles tumores, quistes o cálculos. La palpitación del estómago por parte del veterinario es otra forma de localizar grandes tumores o quistes.

Tratos

El tratamiento de la cistitis idiopática depende de la causa de la afección. Las dietas especiales suelen ser suficientes para disolver los cálculos pequeños y tratar la afección. En los casos de cálculos más grandes, tumores, quistes o pólipos, puede ser necesaria la cirugía. Los medicamentos para el dolor y los antiinflamatorios ayudan a reducir los síntomas y aumentan la producción de orina. A menudo se recomienda aumentar la humedad en la dieta, a través de agua adicional o alimentos húmedos, para ayudar a limpiar el sistema urinario. En la mayoría de los casos, el tratamiento es exitoso; sin embargo, los tumores malignos de vejiga son difíciles de tratar.

Por Débora Lundin

Referencias
VetInfo: Cistitis intersticial en perros
MyPetED: ¿Qué es la cistitis o infección de la vejiga del perro?
Whitney Veterinary Hospital: Cistitis en perros y gatos

Sobre el Autor
Deborah Lundin es una escritora profesional con más de 20 años de experiencia en el campo de la medicina y como propietaria de una pequeña empresa. Estudió ciencias médicas y sociología en la Universidad del Norte de Illinois. Sus pasiones e intereses incluyen el fitness, la salud, la alimentación saludable, los niños y las mascotas.

Siempre consulte con su veterinario antes de cambiar la dieta, la medicación o las rutinas de actividad física de su mascota. Esta información no reemplaza la opinión de un veterinario.

Deje su comentario
Nombre
Correo electrónico
Comentario