todo sobre animales

Coccidiodomicosis en perros: signos, síntomas y diagnóstico

Categorias relacionadas
Crédito de la imagen: Cavan Images/Cavan/GettyImages

Si vive en el suroeste de los Estados Unidos, su perro podría estar en riesgo de contraer una infección por hongos llamada coccidioidomicosis o fiebre del valle. Es endémica del sur de California, Arizona y el suroeste de Texas. Coccidioides immitis prospera en el suelo arenoso y alcalino de estas regiones semiáridas, y un perro solo necesita inhalar polvo que contiene un puñado de esporas para infectarse. Una vez que las esporas ingresan al cuerpo, se transforman en un hongo o levadura unicelular agresivo. Los perros jóvenes, los perros ancianos y aquellos con sistemas inmunológicos débiles corren mayor riesgo. Los estudios muestran que la mayoría de los perros en áreas endémicas contraerán el hongo en algún momento de sus vidas, pero la mayoría no contraerá la enfermedad.

Vídeo del día

¿Cómo se contrae la coccidioidomicosis y qué hace dentro del cuerpo de un perro?

Los coccidioides ingresan al cuerpo de un perro a través de la inhalación de esporas. Se transforman en levaduras peligrosas que se reproducen en el cuerpo por gemación o fisión, invadiendo tejidos, órganos y el sistema nervioso. La coccidioidomicosis puede causar problemas respiratorios graves, infecciones respiratorias, ganglios linfáticos inflamados, llagas dolorosas y piel ulcerada.

Mi perra dejó de comer y está tosiendo. ¿Puede ser esto un signo de coccidioidomicosis?

Con sus síntomas vagos, no es fácil reconocer los signos de los perros con coccidioidomicosis. Los síntomas están en proporción directa con la gravedad de la enfermedad y, a menudo, solo son observables cuando ha alcanzado la fase grave. Además, cuantas más esporas se inhalan, más grave es la enfermedad. Se necesitan tan solo 10 esporas diminutas para desencadenar la enfermedad. Los signos clínicos son específicos del cuerpo y los sitios vulnerables incluyen los huesos, la piel, los ojos o el sistema nervioso. La infección tarda de una a tres semanas en aparecer y la primera ola de síntomas de coccidioidomicosis que puede observar son:

  • tos
  • Dificultad respiratoria con dificultad para respirar.
  • Atragantamientos o arcadas al comer.
  • Síntomas parecidos a la neumonía.
Crédito de la imagen: KATERYNA KON/SCIENCE PHOTO LIBRARY/Science Photo Library/GettyImages

Síntomas específicos del cuerpo de coccidioidomicosis o fiebre del valle cuando la enfermedad se disemina.

En su forma diseminada, la coccidioidomicosis se propaga a otras partes del cuerpo de un perro. Los síntomas se correlacionan con los órganos y tejidos específicos afectados. Busque atención veterinaria de inmediato si observa alguno de los siguientes síntomas en su perro.

Síntomas de la coccidioidomicosis en el hueso:Si el hongo se extiende a los huesos (órganos rígidos que sostienen y protegen otros órganos), su perro puede presentar los siguientes signos reveladores de infección:

  • Cojera
  • Hinchazón de las articulaciones y los huesos.
  • Dolor evidente en el cuello o la espalda.
  • Se pueden formar abscesos sobre las áreas infectadas del hueso.
  • Parálisis

Síntomas de la coccidioidomicosis en la piel:Los signos evidentes serán lesiones que supuran o supuran y que no cicatrizan.

Síntomas de coccidioidomicosis en los ganglios linfáticos:Compruebe si hay ganglios linfáticos inflamados y agrandados debajo de la boca, el hombro o las rodillas.

Síntomas de la coccidioidomicosis en los ojos:Es posible que vea inflamación, hinchazón de los ojos y problemas de visión.

A continuación hay más síntomas de coccidioidomicosis a los que debe estar atento:

  • Temperatura alta: la temperatura corporal normal de su perro debe ser de 101 a 102,5 grados Fahrenheit (un termómetro es una herramienta de diagnóstico útil para tener en el botiquín de primeros auxilios de su perro).
  • Falta de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Fatiga extrema.
  • Debilidad
  • Neumonía
  • convulsiones
  • Testículos hinchados.

UNsíntoma silencioso de coccidioidomicosisson lesiones pulmonares, que solo se descubren a través de una radiografía torácica en su hospital veterinario.

Crédito de la imagen: Cavan Images/Cavan/GettyImages

¿Cómo diagnostica un veterinario la coccidioidomicosis o la fiebre del valle?

Un diagnóstico definitivo de coccidioidomicosis es un desafío para los veterinarios. La enfermedad se presenta con tantos síntomas que son como otras enfermedades. Además, los síntomas suelen ser vagos, una característica común de las enfermedades patógenas.

Tome notas de los síntomas que observa en su perro. Los cambios en su comportamiento, apetito y nivel de actividad son señales significativas. Y su veterinario evaluará esta información junto con el historial médico de su perro. Un examen físico completo verifica la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la temperatura corporal. Las pruebas de diagnóstico también incluyen un conteo sanguíneo completo (CBC), un panel de química sanguínea, un análisis de orina y una muestra de heces.

A continuación, se realizarán radiografías del tórax, los huesos y las articulaciones. Las pruebas de serología de cocos, como los títulos de cocos o las pruebas de fiebre del valle, revelan el hongo. Otras pruebas son frotis de hongos de muestras de tejido, biopsia de tejidos, fluidos o células, tomografía computarizada y resonancia magnética.

Si las pruebas son negativas, su veterinario aún puede sospechar coccidioidomicosis. En este caso, su perro se someterá a la misma ronda de pruebas un mes después.

¿Cómo se trata la coccidioidomicosis y cuál es el pronóstico para mi perro?

Si se trata a tiempo, más del 90 por ciento de los perros se recuperarán de la enfermedad en unas pocas semanas. O, en el mejor de los casos, incluso puede resolverse por sí solo. Pero, si su perro tiene una forma más grave y diseminada de coccidioidomicosis, el tratamiento debe ser agresivo y, en la mayoría de los casos, a largo plazo.

En perros con lesiones óseas, el tratamiento podría continuar hasta por un año. La administración de agentes antimicóticos orales, más comúnmente fluconazol (Diflucan), es relativamente fácil para el hígado y el protocolo de tratamiento típico. En un momento, el ketoconazol (Nizoral) fue el medicamento antimicótico más utilizado. Debe administrarse con vitamina C para una absorción completa y su principal inconveniente son los posibles efectos secundarios, que incluyen falta de apetito, vómitos y diarrea. Se puede recetar un tercer fármaco antimicótico de uso común, itraconazol (Sporanox). Es más costoso que el ketoconazol, pero hasta ahora está logrando resultados positivos para los perros con la enfermedad.

¿Qué puedo hacer para evitar que mi perro contraiga coccidioidomicosis?

A partir de 2018, no hay vacunas disponibles para la coccidioidomicosis. Sin embargo, puede tomar algunas medidas preventivas para reducir el riesgo de infección para su perro, de la siguiente manera:

  • Averigüe dónde ha habido informes de coccidioidomicosis y evite esas áreas.
  • Disuade a tu perro de levantar polvo cavando en la tierra y no dejes que huela el suelo.
  • Cuando hace calor afuera, evite pasear a su perro o dejarlo salir después de una lluvia.
  • Puede evitar el polvo en su propiedad instalando cubiertas para el suelo como césped, grava o mantillo.
  • Evitar el uso de fármacos inmunosupresores siempre que sea posible.
  • Asegúrese de que su perro inmunodeprimido esté bajo tratamiento veterinario.

Siempre consulte con su veterinario antes de cambiar la dieta, la medicación o las rutinas de actividad física de su mascota. Esta información no reemplaza la opinión de un veterinario.

Deje su comentario
Nombre
Correo electrónico
Comentario