todo sobre animales

Cómo ayudar a un perro con una hernia discal

Categorias relacionadas
Cómo ayudar a un perro con una hernia de disco Crédito de la imagen: Chalabala/iStock/GettyImages

Cuando tu perro está tan lleno de energía, es difícil imaginar que algo pueda deprimirlo. Desde ir a buscar hasta saltar sobre los muebles y saludarte con entusiasmo en la puerta cuando llegas a casa, tu perro lo hace todo. Sin embargo, una sola lesión puede marginar a su perro, dejándolo con un dolor significativo e incapaz de usar sus patas traseras. Con suerte, su perro nunca experimentará una hernia de disco, pero si lo hace, puede ayudarlo a recuperarse.

Vídeo del día

Enfermedad del disco intervertebral en perros

La enfermedad del disco intervertebral, también conocida como IVDD, es una afección dolorosa que afecta la espalda de un perro. Según petMD, los discos que sirven de amortiguador entre las vértebras de la columna vertebral sobresalen o revientan en la médula espinal. Esto puede resultar en daño a los nervios, dolor significativo e incluso parálisis total o parcial. Ciertas razas están predispuestas a esta condición. Dachshunds, beagles, basset hounds y Shih Tzus son particularmente propensos a hernias discales. Si ocurre el problema, su perro necesitará un viaje al veterinario, tratamiento, una posible cirugía y atención de apoyo para recuperarse.

Síntomas de hernia discal

Su perro puede mostrar una serie de síntomas cuando tiene una hernia discal, según petMD. Algunos de los síntomas más comunes incluyen dolor y debilidad en las patas traseras, gritos de dolor, actuar inusualmente ansioso, espasmos musculares en la espalda o el cuello, demostrar falta de voluntad para saltar, pararse con la espalda encorvada e incluso pérdida de control de la vejiga o del intestino. Si nota alguno de los síntomas anteriores en su perro, debe hacer una cita inmediata con su veterinario.

Diagnóstico de hernias discales en perros

Al diagnosticar hernias discales y IVDD, su veterinario comenzará realizando un examen neurológico en su perro, afirma petMD. Este examen ayudará a su veterinario a determinar el área específica de la columna que está lesionada. Su veterinario puede realizar un procedimiento llamado mielograma, en el que inyectará un tinte en la columna vertebral. El tinte ayudará a que la médula espinal se vea en las radiografías para que su veterinario pueda determinar con mayor precisión la ubicación precisa de la lesión. Las pruebas adicionales pueden incluir una resonancia magnética o una tomografía computarizada, que se pueden usar para determinar dónde se pellizcan los nervios de su perro.

Tratamiento de IVDD

El mejor tratamiento para su perro dependerá de la gravedad de su condición. Según VCA Hospitals, IVDD se clasifica en cinco etapas. Las etapas I, II y III son más leves y sus síntomas pueden variar desde dolor de espalda leve hasta parálisis parcial. A menudo se tratan primero con medicamentos antiinflamatorios, analgésicos y ejercicio restringido. En algunos casos, estos tratamientos pueden aliviar el dolor. Si el dolor empeora, la cirugía puede ser necesaria. Los perros con hernias discales más graves que causan parálisis suelen ser tratados con cirugía. A menudo, cuanto antes se realice la cirugía, mayores serán las posibilidades de recuperación del perro. Es mejor si estos perros reciben cirugía dentro de las 24 horas posteriores al inicio de la parálisis.

ayudar a tu perro

Según petMD, la mayoría de los perros que tienen casos leves a moderados de IVDD mejorarán, recuperarán la sensibilidad en las patas traseras y podrán caminar nuevamente. Puede ayudar a su perro a recuperarse ofreciéndole cuidados de enfermería según las indicaciones de su veterinario. Esto puede implicar masajes, administrar analgésicos a tiempo, restringir el nivel de actividad de su perro y proporcionarle calor para ayudar a relajar sus músculos. Aunque puede hacer todo lo posible para cuidar a su perro, a veces los perros necesitarán una silla de ruedas para ayudarlos a moverse. El mejor cuidado que puede darle a su perro es trabajar en estrecha colaboración con su veterinario para monitorear su condición y determinar el mejor curso de tratamiento.

Siempre consulte con su veterinario antes de cambiar la dieta, la medicación o las rutinas de actividad física de su mascota. Esta información no reemplaza la opinión de un veterinario.

Deje su comentario
Nombre
Correo electrónico
Comentario