todo sobre animales

Cómo cuidar a un perro con la espalda rota

Categorias relacionadas

Cosas que necesitarás

  • Mantas

  • perrera de tamaño adecuado

  • Medicamentos (como analgésicos, relajantes musculares o pastillas antiinflamatorias, recetados por un veterinario)

  • Almohadilla térmica o botella de agua caliente

  • Paquetes de hielo o refrigeración

  • Terapeuta/terapia acuática canina especializada

Advertencia

Las lesiones de espalda, particularmente cuando se sospecha que hay huesos rotos, son graves y requieren la asistencia de un veterinario. Intentar tratar una lesión grave en la espalda de un perro sin la orientación o la técnica adecuadas puede provocar problemas más graves, como incontinencia, pérdida de movimiento y/o parálisis.

Consejo

Para lesiones más graves que no pueden tratarse únicamente limitando la movilidad y brindando asistencia para ponerse de pie y moverse, existen terapias alternativas como el tratamiento acuático, que proporciona un ambiente de bajo estrés para la espalda mientras facilita el movimiento muscular y la circulación en el área afectada.

El diagnóstico adecuado de una lesión en la espalda es fundamental para el tratamiento adecuado.

Cuidar a un perro que ha tenido una lesión en la espalda, como una fractura de espalda, puede ser intimidante y estresante, ya que los animales no pueden comunicar claramente su dolor e incomodidad. Comprender la mecánica de la columna vertebral de un perro y las diferentes técnicas que se pueden usar para minimizar el dolor y facilitar el proceso de curación puede ser útil para cuidar a su mascota y brindarle el mejor ambiente para su recuperación.

Vídeo del día

Diagnóstico

Paso 1

Observe al perro en busca de signos de lesiones, como cojera, escalofríos o reacciones vocales al dolor, o dificultad para moverse o evitar poner peso en ciertas extremidades. Gimotear, lamer el área o morder si se toca el área lesionada también puede indicar un dolor significativo.

Paso 2

Un diagnóstico preciso y rápido puede ayudar a reducir la gravedad y la longevidad de una lesión en la espalda.

Ante la observación de cualquiera de los síntomas anteriores, lleve inmediatamente a su perro a un veterinario para un diagnóstico oficial. Un veterinario puede realizar una serie de pruebas para obtener un diagnóstico oficial. Muy a menudo, las radiografías se usan cuando se sospecha que hay extremidades rotas. A veces, las radiografías son innecesarias si los síntomas y el comportamiento del perro pueden confirmar la lesión. Un diagnóstico preciso le permite al veterinario recetar medicamentos que pueden ayudar a aliviar los síntomas de una lesión grave, como el dolor o la inflamación. Sin embargo, los dueños de mascotas deben tener cuidado al usar estos medicamentos: el perro puede sentirse mejor una vez que se tratan sus síntomas, pero la lesión aún existe y la movilidad y el comportamiento deben limitarse para garantizar la recuperación en lugar de una nueva lesión.

Paso 3

Un aparato ortopédico puede limitar la movilidad y brindar apoyo a un perro que sufre una lesión en la espalda o en las articulaciones.

Una vez que se diagnostica una fractura de espalda, el veterinario puede tratar de limitar manualmente la movilidad del perro colocándole un aparato ortopédico, según la ubicación y la gravedad de la lesión. Limitar la movilidad es el aspecto más importante del proceso de curación, para garantizar que el perro no se vuelva a lesionar. A diferencia de los aparatos ortopédicos humanos, es posible que un aparato ortopédico canino no limite completamente la movilidad y, a veces, no se usa si parece ser más irritante que una ayuda para la recuperación del perro.

Paso 4

Las mantas pueden ayudar en gran medida a eliminar el estrés de la espalda de un perro cuando se usan para ayudar a levantar y pararse.

A menudo se usa una manta para ayudar a los perros a pararse o moverse desde una posición acostada. Coloque la manta uniformemente debajo de la barriga del perro y ejerza una presión constante a medida que la levanta para elevar al perro de manera uniforme y, por lo tanto, reducir la presión sobre la columna vertebral o la espalda.

Paso 5

Una jaula o jaula para perros debe ser lo suficientemente grande para que un perro camine, se dé la vuelta y se acueste cómodamente.

Una perrera es clave para reducir la movilidad de un perro. Una perrera representa la "guarida" o espacio vital de un perro. Mantener la movilidad de un perro limitada a su jaula, además de cuando el perro orina o defeca, es fundamental en el proceso de recuperación de una fractura de espalda o cualquier lesión en la espalda o las articulaciones. Permitir que el área lesionada descanse y luego aplicar calor o hielo (según las recomendaciones del veterinario que trata la salud general del perro) son componentes clave para garantizar que la lesión no se vuelva a agravar o empeore debido a una actividad innecesaria. Aunque puede parecer cruel no permitir que un perro juegue y corra y, en su lugar, confinarlo en una jaula de tamaño adecuado, es una de las mejores maneras de tratar una lesión en la espalda.

Siempre consulte con su veterinario antes de cambiar la dieta, la medicación o las rutinas de actividad física de su mascota. Esta información no reemplaza la opinión de un veterinario.

Deje su comentario
Nombre
Correo electrónico
Comentario