todo sobre animales

¿Qué tan bueno es el oído de los perros?

Categorias relacionadas

Si tienes un perro en tu vida, probablemente hayas pensado que su sentido del oído parece un superpoder. Es posible que hayas notado que tu perro siempre está en la puerta esperando para saludarte aunque no pueda verte caminar. Tal vez haya hecho sonar un silbato para perros y haya visto a su perro darse la vuelta para mirarlo fijamente, pero no pudo escuchar nada. Pero, ¿qué tan buenas son las habilidades auditivas de los perros?

Crédito de la imagen: Eva Blanco/iStock/GettyImages

Vídeo del día

las orejas de un perro

Orejas caídas, orejas pegajosas, una arriba y otra abajo: los humanos no discriminan cuando se trata del factor lindo de las orejas de los perros. La mayoría de los dueños de perros pueden decirle que la forma en que un cachorro mueve las orejas puede ser muy expresiva, pero estos movimientos en realidad tienen un propósito más allá de ser adorables. Las orejas de los perros son muy móviles y solo sus orejeras (llamadas pinna) contienen 18 músculos diferentes. Estos músculos son responsables de la capacidad de un perro para levantar, bajar y girar las orejas para captar los sonidos más fácilmente. Los perros tienen un canal auditivo más largo que los humanos, y los músculos dentro del canal permiten que un perro afine su posición para identificar con precisión los sonidos.

¿Qué tan bien pueden oír los perros?

Para comprender qué tan bien pueden oír los perros, es útil examinar la ciencia del sonido. El sonido viaja en ondas y se mide tanto en frecuencia como en amplitud. La frecuencia, medida en hercios (Hz), se refiere al número de vibraciones sonoras que ocurren en un segundo. La amplitud, medida en decibelios (dB), mide la fuerza de una onda de sonido. Una manera fácil de discernir esto es recordar que la frecuencia mide el tono de un sonido (qué tan alto o bajo es), mientras que la amplitud mide qué tan fuerte es un sonido.

Crédito de la imagen: Paul Park/Moment/GettyImages

Los oídos humanos pueden detectar frecuencias entre 20 hercios (bajo) y 20 000 hercios (alto), mientras que los perros pueden detectar frecuencias entre 65 hercios y hasta 60 000 hercios. Este rango de frecuencia mucho más amplio les da a los perros la capacidad de escuchar sonidos agudos indetectables para los oídos humanos.

Los perros también pueden escuchar sonidos mucho más suaves que los humanos. A cero decibeles (el 'umbral de audición'), un humano apenas puede detectar el sonido. Si bien los perros no escuchan las frecuencias más bajas con tanta claridad como nosotros, en las frecuencias altas su sensibilidad a los decibeles es inigualable. En frecuencias entre 3000 y 12 000 hercios, los perros pueden detectar sonidos tan bajos como -5 decibeles. Los sonidos por debajo de 20 decibelios se conocen como infrasonidos y están por debajo del rango de la capacidad auditiva de los humanos. Las fuentes de infrasonido incluyen terremotos y tormentas, así como sonidos hechos por murciélagos e insectos. Los perros pueden detectar estos ruidos que pasan desapercibidos para los humanos.

¿Por qué los perros necesitan una audición sensible?

Los perros evolucionaron a partir de ancestros lobos que necesitaban ser cazadores eficientes para poder sobrevivir. Su capacidad para escuchar los sonidos de alta frecuencia emitidos por pequeños roedores les ayudó a localizar presas. Los perros han mantenido este sentido estelar del oído a lo largo de su evolución y domesticación.

Crédito de la imagen: Amit/iStock/GettyImages

Aunque los perros pueden escuchar los infrasonidos producidos por diferentes animales, como la mayoría de los mamíferos, no se comunican utilizando estas frecuencias de rango bajo. De hecho, la mayoría de los mamíferos pueden escuchar sonidos muy por encima de las frecuencias que son capaces de producir. Los perros han desarrollado este sentido preciso del oído para localizar de dónde provienen los sonidos, una técnica conocida como indicación de diferencia espectral binaural. Esto ayuda a los perros a comparar el rango de frecuencia de un sonido cuando llega a cada oído. Dependiendo de la dirección de la que provenga un sonido, un oído puede quedar 'eclipsado' por la cabeza y solo se absorberán algunas frecuencias (las frecuencias más altas se absorben más que las más bajas). La forma de la cabeza de un perro determina qué tan bien pueden discernir estas diferencias espectrales entre frecuencias.

¿Son algunos sonidos dolorosos para los perros?

Si comparte su casa con un perro, probablemente haya notado que se angustian con los fuegos artificiales o que corren a la otra habitación cuando enciende la aspiradora. Con su audición ultrasensible, algunos sonidos pueden ser físicamente dolorosos para los perros. El motor de una aspiradora emite sonidos agudos que los humanos no pueden oír, y esta es probablemente la razón de la cruzada canina contra este electrodoméstico. Los fuertes estruendos de los fuegos artificiales, los truenos y los disparos también pueden lastimar las orejas de un perro. Las frecuencias agudas como las sirenas pueden causar molestias, al igual que la música muy alta en un espacio cerrado como una habitación o un automóvil.

Si su perro siente molestias por un determinado sonido, puede notar que tiembla, jadea, gime, ladra o camina de un lado a otro. Si es posible, identifique qué está causando el sonido y elimine la fuente, o mueva al perro a un área más tranquila.

Crédito de la imagen: Jennifer Mannion - Blinkclick Photography/Moment/GettyImages

Pérdida de audición en perros

Al igual que los humanos, los perros también pueden volverse sordos o con problemas de audición debido a una infección o al envejecimiento. Los perros que experimentan pérdida de audición pueden tener un período inicial de sensibilidad al sonido o confusión, pero generalmente se adaptan bien y llevan una vida feliz. Puede enseñarle señales visuales a su perro junto con comandos verbales, lo que no solo lo hace más atento al entrenamiento, sino que también puede ayudarlo con la comunicación si pierde la audición más adelante en la vida.

Conclusión

Los perros han desarrollado un increíble sentido del oído que les ayuda a detectar sonidos tanto por debajo como por encima de la frecuencia que los humanos pueden. Esto ayudó a sus ancestros a cazar presas y reconocer amenazas. Su habilidad auditiva precisa los hace sensibles a frecuencias y amplitudes particulares y puede parecer un sexto sentido.

Deje su comentario
Nombre
Correo electrónico
Comentario